¿Qué está comiendo? Las etiquetas se lo dicen

El rotulado en los alimentos es nuestra principal herramienta para informarnos sobre qué estamos comiendo, la lista de ingredientes y los nutrientes que incorporamos. Si conocemos cómo están compuestos, podemos evitar o controlar muchas enfermedades comunes.

 

Una buena nutrición puede ayudarnos a evitar o controlar las enfermedades cardíacas, la hipertensión, la obesidad, la diabetes tipo 2, la osteoporosis y ciertos cánceres. Por suerte, existe una herramienta sencilla para conocer exactamente lo que consumimos: el rotulado nutricional. Es una descripción destinada a informar al consumidor sobre las propiedades nutricionales de un alimento, presente en la etiqueta ubicada en el dorso o laterales de los alimentos y bebidas que se producen, envasan y comercializan en todo el mundo.

En los países del Mercosur, es obligatorio indicar el valor energético total (calorías) del alimento, además del contenido exacto de carbohidratos, proteínas, grasas totales, grasas saturadas, grasas trans, fibra alimentaria —en gramos (g)— y de sodio —en miligramos (mg)— que puede encontrarse en un alimento envasado. Estos valores se determinan, principalmente, mediante análisis realizados por laboratorios.

Además de estos nutrientes, se incluye el porcentaje del valor diario (VD). Esta sección informa en qué porcentaje contribuyen los nutrientes de una porción de alimento a su dieta diaria total. Si el VD de un nutriente es de 5% o menos, ese alimento será bajo en ese nutriente; si el VD es de 20% o más, ese alimento es alto en ese nutriente.

¿Qué nutrientes hay que evitar?

Hay tres componentes que debemos mantener en el nivel más bajo posible todos los días: las calorías, las grasas (saturadas y trans) y el sodio.

  • Un exceso de calorías puede causar sobrepeso y obesidad, un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares. Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el 58% de los habitantes de Latinoamérica tiene sobrepeso.
  • Las grasas saturadas y las grasas trans incrementan los niveles de colesterol en sangre, que puede derivar en infartos y derrames cerebrales. Una tercera parte de la población de Latinoamérica padece de colesterol alto.
  • La sal, y con ella el sodio, favorecen el desarrollo de la hipertensión, o presión arterial alta. De acuerdo con la OPS, en América Latina uno de cada tres adultos padece hipertensión. Si no se trata, puede causar enfermedades cardíacas y derrames cerebrales. La presión arterial alta provoca unas 800.000 muertes al año en la región.

Además, hay una población cada vez mayor de personas celíacas, es decir, que sufren una reacción inmunológica cuando consumen gluten, una proteína presente en los alimentos denominados TACC (trigo, avena, cebada y centeno). Con el tiempo, se daña el revestimiento del intestino delgado y se producen complicaciones médicas y mala absorción de nutrientes. Se estima que en América Latina padecen celiaquía unos 4 millones de personas.

Los celíacos deben consumir productos libres de gluten, cuyo contenido de gluten no podrá superar el máximo de 10 mg/kg. Por este motivo, para poder incluir el rótulo “Sin T.A.C.C.”, los alimentos libres de gluten deben pasar por análisis rigurosos realizados por una entidad con reconocimiento oficial.

¿Qué nutrientes hay que consumir más?

Debemos tratar de consumir cantidades adecuadas de calcio, fibra, hierro, potasio, vitamina A y vitamina C todos los días.

¿Por qué es importante un rotulado nutricional adecuado?

El rotulado nutricional adecuado es fundamental para conocer los alimentos que estamos consumiendo y entender cuál es su composición. Esto nos lleva a hacer cambios conscientes en cómo utilizamos los alimentos y, por consiguiente, en qué compramos.

Cuando adquirimos productos diferentes, también hacemos modificaciones en nuestra ingesta de nutrientes, y este cambio en nuestra “cultura” alimenticia lleva a los fabricantes de alimentos a reformular los productos. Todos estos factores llevan a un impacto positivo en la salud poblacional, que es el objetivo principal de los sistemas de rótulos nutricionales.

Para que los datos de los rótulos sean confiables, deben estar basados en análisis de laboratorio realizados con métodos estandarizados. En Argentina, por ejemplo, están incorporados a la Red Federal de Laboratorios de Alimentos, que son laboratorios autorizados para realizar análisis de muestras oficiales de alimentos.

El laboratorio de Lenor Group en Argentina pertenece a la Red (ANMAT N° 01/3-8227). Desde esta área también se analizan envases para alimentos y se prestan servicios orientados a la industria farmacéutica y cosmética. En él trabajan 12 personas, entre profesionales y técnicos, y se ofrecen los siguientes servicios:

  • Información nutricional (para rotulado nutricional y presencia de vitaminas, hierro y potasio, entre otros fines).
  • Determinación de gluten.
  • Presencia de metales pesados (especialmente importante en los pescados).
  • Microbiología.

En Colombia, recientemente se estableció un reglamento técnico para controlar los niveles de sodio declarados en los alimentos, y Lenor Group ha solicitado el reconocimiento a la autoridad correspondiente para realizar los controles en nuestro laboratorio y certificadora.

Asimismo, en Lenor brindamos los siguientes servicios dirigidos a la industria de los alimentos:

  • Certificación de Buenas Prácticas de Manufactura (BPM).
  • Certificación de HACCP (Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control, por sus siglas en inglés).
  • Certificación de Sistemas de Gestión de la Inocuidad de los Alimentos, bajo la norma ISO 22000.
  • Auditorías de Sello de Alimentos Argentinos.
  • Auditorías bromatológicas
  • Capacitaciones en reglamentaciones, ensayos y normas de inocuidad alimentaria

Además, el Grupo cuenta con presencia en 7 países, y forma parte de una red de colaboración con 13 organismos y laboratorios acreditados y 8 entidades reguladoras internacionales.